Un día en la Fórmula E

Un comentario

La Ciudad de México fue este fin de semana anfitriona de la cuarta fecha del campeonato más joven de la FIA, la Fórmula E, caracterizada por el uso de monoplazas que funcionan con baterías de litio, siendo la primera carrera eléctrica de la Federación.

Esta categoría, como mencioné, apenas se encuentra en su tercera temporada y la segunda ocasión que se corre en el circuito de los Hermanos Rodríguez.

“El campeonato de la Fórmula E representa una visión para el futuro de la industria automotriz, sirviendo como plataforma para mostrar las últimas innovaciones en tecnología de vehículos eléctricos y soluciones de energía alternativa”, mencionó el área de Comunicación de la Fórmula E Información.

Una particularidad de esta categoría de FIA  es que es la única en la que los pilotos realizan cambio de auto durante la carrera, en vez de hacer cambio de llantas como en otras categorías, aquí la entrada a pits es para cambiar el auto. Sin embargo, se espera que la siguiente temporada 2018-2019, este cambio ya no sea necesario. Al menos eso es lo que prometen los organizadores.

Los monoplazas de la Fórmula E tienen una dimensión de máxima de 5,000 mm de largo; 1,800 mm de ancho; 1,250 mm de altura total, y un peso mínimo de 880 kg -incluyendo al piloto-. La potencia del motor eléctrico es de 200 kW, equivalente a 270 bhp, en un modo de ahorro de energía genera 170 kW equivalente a 228 bhp.

Por ser una categoría nueva, la Fórmula E ofrece una interacción con los aficionados más cercana que la F1; por ejemplo, cuentan con el llamado #FanBoost, por medio del cual los pilotos van sumando puntos de sus seguidores y el que obtenga mayor votación gana 100 kJ de energía extras disponibles.

Después de esta pequeña introducción, empecemos con la narrativa.

Debido al frecuente contacto con los organizadores de la Fórmula E México, fueron ellos quienes me proporcionaron la información necesaria para que “Cafre al Volante” se registrara como medio y tuviera la oportunidad de hacer la cobertura de este evento automovilístico.

Al recibir la noticia de que fui aceptado como medio para la Fórmula E tuve que esperar hasta el día de la carrera para acudir por mi acreditación ya que mi situación Godínez no me permitió ir antes. Con el gafete en mano (esto fue a las 7:30 am) corrí hacia la entrada viendo como el poder del gafete hacía efecto. El primer punto fue el centro de medios, para registrarme y solicitar un chaleco de prensa para poder acceder alrededor de la pista (trackside). Después de obtener el chaleco era hora de revisar el terreno…

Pasando por la eVillage la cual tenía atracciones para los visitantes como simuladores, productos, un escenario con grupos tocando en vivo, foodtrucks, atracciones para niños y varios stands de marcas como Porsche, Jaguar, BMW, en fin, todo lo necesario para entretener a los asistentes que estarían tantas horas.

Ya al recorrer la eVillage era momento de ir viendo lugares para tomar fotos. El primer punto fueron las gradas norte del Foro Sol, donde tuve mi primer encuentro con los monoplazas que sorprendían con lo silencioso que era comparado con las categorías que usan motores de combustión.

En la primera práctica el más rápido fue el piloto suizo Sébastien Buemi de Renault e.dams con un tiempo de 1:02.222, seguido de Loic Duval y  Jerome D’Ambrosio ambos de Faraday Future Dragon Racing.

Acabando la primera práctica se dio el acceso al pitwalk, donde todos los asistentes pudieron estar lo más cerca posible de éstos autos eléctricos, algunos siendo trabajados por los técnicos, otros listos para pasar a la báscula y cumplir con las regulaciones. Como era de esperarse, en el pit número 5 fue el más acaparado por todos ya que era el de Esteban Gutiérrez del equipo TECHEETAH. Entre las ovaciones con el grito “Esteban, Esteban”, Gutiérrez se asomó al pitwalk, saludó y agradeció la ovación y siguió consultando con su ingeniero. Cabe mencionar que en este ePrix de México fue el debut del piloto regiomontano dentro de la categoría.

Terminando el pitwalk se dio paso a la segunda práctica volviendo a ser Sébastien Buemi el más rápido de la sesión con 1:02.174, seguido por Luca Di Grassi de ABT Schaeffler Audi Sport y Jean Eric Vergne de TECHEETAH (compañero de Esteban Gutierrez). En esta práctica me localicé en la chicana de las curvas 3, 4 y 5. Teniendo las debidas instrucciones de los comisarios de pista de no acercarme tanto a la reja en esa parte por seguridad.

Al acabar el pitwalk llegó el momento de la verdad, la sesión de calificación. En 4 grupos los pilotos salieron a hacer su mejor tiempo para la superpole. Oliver Turvey de Nextev NIO hizo el mejor tiempo de la sesión con 1:02.712, Daniel ABT de ABT Schaeffler, José Maria “Pechito” López de DS Virgin Racing, Maro Engel de Venturi Formula E Team y Jean-Eric Vergne de Techeeta. Estos cinco pilotos fueron los que pasaron a la superpole. Mientras que Esteban Gutiérrez quedó en el lugar 13 con un tiempo de 1:03.509.

En la superpole Daniel ABT hizo el mejor tiempo y obtuvo la primera posición de la parrilla con 1:02.711, seguido por Oliver Turvey, Mario Engel, “Pechito” López y Vergne. Definiendo las primeras posiciones de la parrilla.

Con la superpole definida, era hora del magno evento. Todos los autos formados en la parrilla, el desfile de mecánicos, prensa, grid-girls comenzaba. Para quitarle la tensión y empezar la fiesta Esteban Gutierrez se aventó un palomazo con el mariachi.

Al despejarse la pista, todo está listo para que comience la carrera, el semáforo se apaga y ¡Arrancan! El ensordecedor ruido de los motores de combustión cambia por el zumbido de 20 autos eléctricos. Eso sí, sin sacrificar la acción de competencia. No tardo mucho y en la primera vuelta salió la primera bandera amarilla. Debido al contacto entre Maro Engel y Luca Di Grassi. Momentos después, Di Grassi entra a los pits por un cambio de alerón trasero, haciéndolo perder posiciones hasta el último lugar. En una estrategia Di Grassi y D’Ambrosio hicieron el cambio de coche mucho antes que los demás y así recuperaron posiciones. Pechito, en un intento de rebase ante D’Ambrosio, al ir por la parte sucia de la pista pierde la tracción y hace un trompo al final de la recta, segundos después, Buemi también pierde el auto de la misma manera sin tener contacto alguno.

En las últimas vueltas, Nico Prost le da un pequeño contacto al coche de Nick Heidfeld en las curvas del Foro Sol, haciéndolo perder el control y ocasionando un accidente ya que Felix Rosenqvist termina impactándolo, generando una bandera amarilla local.

Al final Luca Di Grassi gana el ePrix de México teniendo 2% de batería en el coche, Jean-Eric Vergne quedó en segundo lugar y en tercero Sam Bird. Esteban Gutiérrez logra terminar en 10 generando puntos en su primera carrera.

El ePrix de México fue una gran carrera, llena de emociones y duelos en la pista. Y después de un gran día, sólo me queda esperar al próximo evento aquí en la Gran Tenoch para volver a sentir esa adrenalina de la velocidad y un gran espectáculo.

Texto y fotos: Alejandro Gelista.

 

 

 

 

 

Singular: 1 comentario en “Un día en la Fórmula E”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .