Nos fuimos a la aventura en la Nueva Nissan Frontier Platinum y Pro4X.

No hay comentarios

Con esta situación de la pandemia, las marcas automotrices han hecho una gran labor para que la gente del medio automotriz tenga la posibilidad de poder interactuar con sus más recientes lanzamientos. Esta vez Nissan de México nos invitó a manejar la Nueva Frontier en sus versiones Platinum y Pro 4X.

La cita comenzó en el corporativo de Nissan, regresando después de un año cuando nos invitaron a la inauguración de este nuevo edificio. Con las medidas de seguridad correspondientes (cubrebocas, gel antibacterial y toma de temperatura) realizabas el registro. Para este evento Nissan coordinó los viajes yendo en la camioneta el periodista y un instructor en un auto aparte, con una diferencia de salida de aproximadamente de 30 minutos entre los grupos en lo que esterilizaban los vehículos.

Para la primera parte de esta prueba, la hicimos manejando la Frontier en su versión Platinum LE, desde que la vimos en el estacionamiento resalta el color “Naranja cobrizo”, este color hace notar la corpulencia que obtuvo con el nuevo diseño. Al frente podemos notar la gran parrilla cuadrada en la cual tendrá reflejado el estilo “V Motion” con las molduras en cromo a los lados del emblema y la palabra “Frontier” en el cofre para enmarcar la parrilla. Los faros frontales incorporan las luces diurnas en forma de “C” como parte del nuevo diseño, para la iluminación tendremos varias luces LED independientes para darle un estilo más moderno. En la fascia notamos que en donde parecen tomas de aire laterales tendremos los faros de niebla y en la parte inferior estará la verdadera toma de aire y también un protector para la parte inferior.

A los lados podemos notar que en la parte de la doble cabina también tuvo cambios estéticos, haciendo que su diseño sea más estilizado en las puertas y en las ventanas. Tendremos rines de 18 pulgadas bitono con un acabado mecánico para la versión Platinum LE, al ser tracción trasera tendremos unas llantas 255/60/R18 más para la ciudad (All season). En la parte trasera tendremos la batea que puede incorporar el recubrimiento Bedliner para proteger la carrocería al momento de ponerle carga, también incorpora ganchos de sujeción y el Sistema Utility-Track que son unos canales utilitarios y ganchos movibles que ayudarán a sujetar lo que pongamos en la batea. En la puerta trasera tendremos el nombre de Frontier laminado demostrando esa robustez que el nuevo diseño nos ofrece además de las luces traseras con un nuevo diseño en “C” para hacer conjunto con las luces del frente y el volumen de este diseño. Por último, las defensas vienen escalonadas para permitir un mejor acceso (sin abrir la puerta).

En el interior podemos notar el esfuerzo de Nissan por ofrecernos comodidad y equipamiento como si se tratara de uno de sus autos. Tendremos asientos tapizados en piel texturizados con calefacción y ajuste eléctrico para el conductor (ocho posiciones) y pasajero (cuatro posiciones). El volante multifunción también tapizado en piel luce el más reciente diseño de Nissan, este nos permite controlar el sistema de infoentretenimiento y navegar en la pantalla del Nissan Advanced Drive-Assist® Display de 7 pulgadas del panel de instrumentos. El tablero también mejoró en su diseño siendo más estilizado, en la parte superior tendremos un espacio para dejar objetos temporalmente y una conexión eléctrica para auto. La pantalla de infoentretenimiento de ocho pulgadas con conectividad Bluetooth, USB, Android Auto y Apple Carplay, en esta pantalla podemos acceder al sistema de cámaras que se encuentran alrededor de la Frontier. El sistema de aire acondicionado es de doble zona para la versión Platinum. En la seguridad del interior tendremos 6 bolsas de aire en el habitáculo y sistema de anclaje ISOFIX para las sillas de bebé.

La primera parte de la prueba fue en la ciudad para salir a la autopista. En este trayecto pudimos comprobar la firmeza de la suspensión, con una configuración de doble horquilla al frente y de 5 brazos en la parte trasera, vanos a percibir todas las irregularidades del camino (boyas, baches, el mal pavimento, todo) haciéndonos recordar que la Nissan Frontier es una pickup por lo que la suspensión no es de lo más confortante. Ya en la autopista pusimos a prueba algunas de las funciones que incorpora como el control crucero y el uso de los cambios manuales. Para la versión Platinum trae un motor de cuatro cilindros de 2.5L que genera una potencia de 166 hp y 178 lb/pie de torque, acoplado a una transmisión automática de 7 velocidades con opción de realizar cambios de manera manual a través de la palanca. El andar en autopista es aceptable a pesar de no contar con un gran caballaje, pudiendo mantener el ritmo en las pendientes. Como lo mencioné antes, la ventaja de tener la opción de poder realizar los cambios de una manera manual es que puedes combinar el desempeño de la Frontier entre rendidor o dinámico.

La pista de pruebas se encontraba en Alpuyeca, Morelos. Aquí ya nos esperaba la gente de Nissan para darnos una introducción de las funciones de la camioneta. Al llegar nos dieron un almuerzo en lo que volvían a desinfectar la pickup para realizar las primeras actividades del día. A pesar de que la Frontier Platinum LE es de tracción trasera, también le tocó realizar algunas pruebas para demostrar sus capacidades fuera del asfalto, en una pequeña pista de tierra con pendientes varias pendientes y tramos de piedras pudimos hacer uso de algunas asistencias como el sistema de cámaras Around View Monitor pudimos ver que la Frontier Platinum LE puede llevarse a la aventura.

Para demostrar las capacidades de arrastre de la versión con motor diésel, que es de 3,500 kg, Nissan amarró a la Frontier un tractor con un remolque con tierra para remolcarlo que según los organizadores alcanzaban los 3,700 kg. A pesar de que tal vez suene todo un gran reto, esta fue una de las pruebas más sencillas porque sólo tuvimos que poner “Drive” y con la caja reductora acoplada para mover la carga sin la necesidad de pisar el acelerador.

Después de estas pruebas con las versiones Platinum, dimos paso a la versión más intrépida de las Frontier, la Pro 4X que lo primero que notaremos en ella es el color Gris Volcánico, siendo el elegido como imagen para esta pickup (aunque hay 3 colores más a elegir). Podemos ver que la parrilla y las molduras tienen un acabado en negro (a diferencia del cromo en las Platinum) y los detalles de la carrocería están en color naranja, dándonos una la sensación de rudeza. No podemos dejar mencionar que la Pro 4X tendrá vinilos que mencionarán esta versión. La placa protectora resalta unos detalles en color naranja que asemejarán a unos ganchos para arrastre (pero estos estarán más cerca del eje delantero. Para esta versión tendremos rines de 17 pulgadas y llanta de dibujo profundo para realizar offroad. En las salpicaderas tendremos unas molduras para ayudar a proteger parte de la carrocería, como detalle de las nuevas proporciones a estas les agregaron antirreflejantes como si fuese un camión. Algo que a mí me agradó de la Frontier Pro 4X es la combinación de negro y naranja para los emblemas, el único cromo que veremos en esta pickup serpa para el emblema que menciona la tracción 4×4.

El interior también hace combinación con el exterior al tener en el volante el emblema de Nissan en negro con naranja (sin mencionar que los botones también tienen los dibujos en este color a tener las luces prendidas). Los asientos, también tapizados en piel texturizada, tendrán bordado en el respaldo las letras “Pro 4X”, el interior no cambia mucho con respecto a las versiones Platinum. La única diferencia será que tendremos el selector de tracción en la parte inferior del tablero (debajo de los controles de aire acondicionado).

En esta experiencia que organizó Nissan tendríamos más tiempo a prueba la versión Pro 4X, comenzando en otra pista, pero con más obstáculos para poner a prueba las capacidades 4X4 de esta Frontier. Comenzamos con un descenso con el cual hicimos uso de la asistencia de descenso de pendiente que junto con la caja reductora nos permitiría descender sin necesidad de pisar el pedal de freno. Al igual que las bajadas también tuvimos pruebas de ascenso, aquí hicimos uso una vez mas del asistente de arranque en pendiente para avanzar aún estando en plena subida. Algo que sorprende de la Frontier es que para ser una pickup con 162 hp y 175 lb/pie de torque, es suficiente para realizar actividades todo terreno de una manera bastante fácil.

Uno tendría una grata satisfacción con estas pruebas para la Frontier en las pistas de todo terreno, pero eso sólo era un pequeño “entrenamiento” para conocer los funcionamientos de la nueva Pro 4X. Nissan tenía preparado una salida a ruta donde probaríamos estas capacidades de fuera de un lugar controlado. Para esto tuvimos que manejar por autopista hacia una locación prácticamente entre los límites de Morelos y Guerrero (en medio de la nada). Para esto también iba con nosotros el instructor en otra Pro 4X guiándonos el camino. Ya que llegamos al trayecto de terracería, activamos la tracción 4HI (4X4 para altas velocidades) y comenzamos a disfrutar de la verdadera prueba de manejo de esta experiencia. Teniendo una suspensión independiente de doble horquilla al frente y de 5 brazos en la parte de atrás) puedo decir que se sentía bastante cómodo yendo en terracería, en nuestro trayecto íbamos sobre caminos estrechos por lo cual era crucial hacer uso en ciertos momentos de la cámara de 360° para no despistarnos. El primer spot fotográfico fue en un “árbol” de cactus (no hay otra manera de describirlo). Aquí pude hacer lucir las luces con tecnología LED que incorpora también la Pro4X con la sombra de aquel cactus.

Una de las experiencias que nos esperaban en este tramo sería el cruce con la Frontier de varios riachuelos, los cuales no podían faltar en una experiencia todo terreno, el primero fue el de mayor recorrido el cual me permitió tomar unas cuantas fotos. Para estas situaciones de terreno, activamos la caja reductora con el 4LO para tener la mejor tracción posible. Entre más seguíamos avanzando en el trayecto, íbamos viendo todo un paraíso dentro del terreno desértico de la zona.

A la mitad de este recorrido llegamos “al mirador” (así lo nombraron los instructores), una pendiente rocosa en la cual nos esperaba para las fotos una Frontier Roja y las letras de Nissan. Para hacer una mejor postal en este punto, también venía detrás de nosotros la versión Platinum Diesel por lo que pude tomar una foto más grupal entre las Frontier. Bajando de ese mirador y siguiendo la ruta, llegamos a cruzar tres riachuelos más en el cuál el último puso a prueba las capacidades de vadeo al ser el más profundo de todos, Nissan menciona que las capacidades de vadeo de la Frontier Pro 4X es de 450mm, pero yo creo que en este último cruce superamos esa profundidad y aun así lo hizo sin tanta complicación.

Al terminar la zona del camino estrecho por la vegetación, el último tramo de terracería era más amplio y despejado, en el pudimos aumentar la velocidad y disfrutar de un manejo más agresivo en la tierra, este trayecto me hizo sentir como si estuviese conduciendo algún tramo en el Dakar o la Baja 1000, aquí la suspensión hizo un gran trabajo porque el trayecto lo hizo lo más cómodo posible absorbiendo la mayor parte de las irregularidades del camino. Terminamos el tramo en terracería y volvimos a tomar el camino de regreso a la pista de pruebas.

Al regresar al campamento, tuve un delicioso almuerzo y con eso daba fin a la prueba de manejo. Pero aún faltaba el regreso a la Ciudad de México, por lo cual volvimos a conducir la Frontier Platinum LE en autopista. Con el tiempo encima para llegar antes de la hora del trafico de la CDMX, aprovechamos que la autopista aún estaba tranquila y decidimos aumentar el ritmo de nuestro regreso. Aquí una vez mas hice uso de los cambios manuales que ofrece la transmisión de la Frontier, haciendo un manejo más eficiente manteniendo los cambios por más tiempo. Algo que pude comprobar es que la Nissan Frontier se mantuvo siguiendo al Sentra en el que venía el instructor, haciéndote olvidar que ibas en una pickup, salvo en algunas curvas más cerradas en donde el centro alto de gravedad te hacía recordar que no ibas en un deportivo, pero sin duda alguna la Nissan Frontier se comportó a la altura y cumpliendo las necesidades de conducción hasta regresar al corporativo (el verdadero final de nuestra prueba).

Con un rango de precios de $599,900 para la versión Platinum LE, $654,900 para la versión Pro 4X 4X4 y $730,900 para el Platinum LE Diesel 4X4 (estas siendo las más equipadas porque la nueva Frontier cuenta con 8 versiones e inicia su precio en los $451,900) es una pickup con las capacidades de un vehículo para transporte de personal, aventura con capacidad de carga (1000 kg en promedio) con el confort y equipamiento que podemos ver en los autos de Nissan. No tengo dudas que seguirá siendo un gran referente del segmento y que es una gran opción si lo tuyo es salir a la aventura. Sólo queda esperar a que la tengamos a prueba más tiempo para ver el desempeño en condiciones más normales. Aquí es donde les pregunto ¿La quieren Platinum o Pro 4X?

Texto y fotos: Alejandro Gelista L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .